Estancias con encanto

 

APERTURA26La niebla se retuerce entre las hayas, parece querer jugar con las hojas secas que tapizan el suelo al tiempo que acaricia a los brotes verdes que la primavera ya ha regalado a las ramas aún adormiladas. Sentados en la terraza de un establecimiento pirenaico, la luz que nos envuelve a primeras horas de la mañana está cargada de magia. Sobre la mesa, el zumo, el café, el bizcocho recién hecho conforman una estampa placentera. Los jardines que nos rodean hace días que han explosionado derramando cientos de colores vivos, muy vivos.

Nos levantamos decididos a caminar por estos bosques interminables, por prados alegres, lapiaces floridos, collados agitados por la brisa… Con el anhelo de regresar por la noche, cuando la oscuridad con su negrura se empeña en igualar los escenarios y el frescor primaveral hace brotar escalofríos en nuestra espalda. Entonces, de regreso a esa casa con encanto en la que nos alojamos, disfrutaremos del sabor de un fuego bajo y del poso de un día completo. ¡Bendita primavera!

¿Te apuntas? Consulta nuestras propuestas en el ultimo número de El mundo de los Pirineos: Ideas para disfrutar de la primavera. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s