Algo más que árboles

Imagen

Los ojos, cerrados; la boca, abierta; el estómago, en la cabeza; la cabeza, perdida hace rato; la piel, con todos los pelos erizados; el corazón, desbocado; un grito en la garganta, siempre a punto de salir, continuamente expelido al exterior… son mil y una las sensaciones que nos asaltan cuando nos lanzamos en una tirolina kilométrica, cuando saltamos al vacío, tras minutos y minutos de preparación, porque no estás convencido de si el arnés y el mosquetón serán capaces de aguantarte en tu sitio, porque el vértigo hace mella en tu cabeza, porque, no sabemos por qué, disfrutamos sufriendo en las alturas de los parques aventura que se instalan en los bosques pirenaicos. Son mil sensaciones todas juntas, el aire en el rostro, la altura, el vacío, el verde de las copas de los árboles, el aroma intenso del musgo, húmedo, omnipresente, el ansia de volar sin alas, de planear con una bicicleta, el gusto del miedo controlado, el susurro de las hojas que cotillean sobre todo lo que pasa, sobre ti, sobre mí, hablan de todos… En Igantzi, en la comarca navarra de Bortziriak, ha abierto recientemente sus puertas Irrisarri Land, un parque aventura con múltiples actividades. En el paraje de Agozpe, en Beartzun, cerca de Elizondo, se ha inaugurado Baztan Abentura Park, un espacio deportivo basado en el agua y el disfrute de la naturaleza desde el aire, con tres megatirolinas de 1.300 metros de largo. Un torbellino de sensaciones.

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s