Maravillas naturales de Navarra

00_MARAVILLAS_NAVARRA(cubierta).inddEl aire también hace descansos. En la laguna de Pitillas se contiene y espera a que el sol termine con su actuación diaria, a veces en solitario, a veces compartiendo escenario con las nubes vestidas de gala. Y cuando las sombras parecen bailar sobre el agua, entonces, el aire cobra brío y se desliza entre los juncos.

En la cueva de Zugarramurdi, en cambio, no para de moverse. Le gusta deslizarse presuroso por la galería, primero por una cavidad, luego por otra, rozando las protuberancias de la roca, restañando cenizas olvidadas y animando a los murciélagos a soltarse del techo y revolotear.

Y en las Bardenas Reales se transforma en viento para repasar una y otra vez el cincelado de las altas columnas de tierra y cabezos orgullosos. El Castil de Tierra aguanta el reto y se mantiene erguido. Y ese aire pendenciero viaja a otro escenario, a otra maravilla natural de Navarra, la tierra en el corazón del fotógrafo y periodista Santi Yaniz que ha quedado recogida en una treintena larga de rincones imprescindibles en el libro Las Maravillas Naturales de Navarra publicado por la editorial SUA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s