Pirineo Luminoso. La vida en otoño

La luz juega con las hojas, que moribundas y a punto de desfallecer, han cambiado de vestimenta, perdidos los verdes de distintas tonalidades. Es el anuncio del cambio de estación. El otoño nos permite abrir ese vivero de sueños y emociones que albergamos. Es un proceso interior, lleva su tiempo, pero merece la pena. La recompensa es conectar con el paisaje y sentir su magia, porque escucharemos, por ejemplo, el aullido del viento bailando con la arboleda o la música del agua saltando de roca en roca.

A orillas del río comprendemos que nada es estático en la naturaleza, que todo lleva un tránsito hacia otro lugar, otro momento. Sentimos el abrazo de las nubes con la montaña y el presente que nos regalan, un grato aroma a tierra mojada. Ese invisible vínculo que nos susurra que no somos nada y, al mismo tiempo, que lo somos todo. La existencia de todas las criaturas está tejida con el mismo hilo, forma parte de un complejo entramado donde cada uno desempeña su papel.

Pirineo Luminoso recoge historias de la montaña, de vidas agotadas y de semillas por nacer. Son historias de la vida del otoño, del otoño de la vida, ilustradas con excelentes fotografías de Jorge Ruiz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s